Residencia fiscal vecindad empadronamiento

Se considera extranjero, a aquél que carezca de la nacionalidad española.

Los nacionales de los Estados miembros de la Unión Europea tienen una normativa más flexible en función del libre movimiento de personas entre los países, necesitando para la entrada en territorio español del ciudadano de la Unión solo el pasaporte o documento de identidad válido y en vigor.

En los supuestos en los que la permanencia en España de un ciudadano de un Estado miembro de la Unión Europea cualquiera que sea su finalidad, tenga una duración inferior a tres meses, será suficiente la posesión de pasaporte o documento de identidad en vigor,

Si la residencia es superior a tres meses los interesados estarán obligados a solicitar, su inscripción en el Registro Central de Extranjeros.

Como novedad los trabajadores por cuenta ajena deberán aportar una declaración de contratación del empleador o un certificado de empleo. Los trabajadores por cuenta propia aportarán una prueba de que trabajan por cuenta propia y las personas que no ejerzan una actividad laboral en España deberán aportar documentación acreditativa del cumplimiento de las dos siguientes condiciones: 1. ª Seguro de enfermedad, público o privado, y 2.ª Disposición de recursos suficientes, para sí y para los miembros de su familia

Respecto al padrón toda persona que viva en España está obligada a inscribirse en el Padrón del municipio en el que resida habitualmente. El Padrón municipal es el registro administrativo donde constan los vecinos de un municipio. Sus datos constituyen prueba de la residencia en el municipio y del domicilio habitual en el mismo de ahí su importancia.

Si a todo esto le añadimos que es residente fiscal el que resida al menos 6 meses en España debiendo declarar toda su renta mundial aquí salvo excepciones, vemos claramente la conexión entre empadronamiento, registro de comunitarios y residencia fiscal sin ser lo mismo. A todo esto hay que unir el endurecimiento de los requisitos para tener asistencia sanitaria en cada CCAA, con requisitos similares a los anteriores.

Recomendamos firmemente que el extranjero comunitario (y no comunitario) que se instale permanentemente en España obtenga los documentos obligatorios como los mencionados anteriormente y muy necesarios para diversos trámites. Les ahorrará muchos problemas a efectos de prueba de su residencia y les ayudara en gran medida en su relación con las administraciones españolas.

Additional information